La cartografía histórica de Petrópolis y un análisis geográfico sincrónico para el siglo XIX (1846-1861)

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Tainá Laeta
Manoel do Couto Fernandes
Mário Gonçalves Fernandes

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Artículos
Cómo citar
Laeta, T., do Couto Fernandes, M., & Gonçalves Fernandes, M. (2022). La cartografía histórica de Petrópolis y un análisis geográfico sincrónico para el siglo XIX (1846-1861). Revista Cartográfica, (106), 147-168. https://doi.org/10.35424/rcarto.i106.2121
estadisticas

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Resumen

La ciudad de Petrópolis tiene una trayectoria diferenciada en relación a otras ciudades brasileñas, porque la coyuntura económica, política y social sincrónica le da a la ciudad un carácter único en su creación. La compra de la hacienda Córrego Seco en 1830 por Don Pedro I es la primera medida para llevar a cabo la construcción del palacio imperial y la creación de una villa llamada Petrópolis. Para el estudio de la geografía del pasado de la ciudad imperial de Petrópolis, se realizó una búsqueda de documentos históricos normativos, cartográficos e instituciones de memoria. En este sentido, se destacan tres documentos históricos, dos de ellos normativos: el Decreto Imperial nº 155 de 1843, hito de creación de la ciudad y el último documento, el informe provincial de 1846, que especifica la distribución de los plazos imperiales según el uso de la tierra y situación ocupacional de los arrendatarios. En cuanto al documento cartográfico histórico, se destaca el Plan Koeler de 1846, documento rector de esta investigación de autoría de Julio Koeler. Además de esto, se analizaron otros cuatro planos históricos, los cuales fueron georreferenciados a partir de la base cartográfica a escala 1:10.000 adquirida de la Municipalidad de Petrópolis. La georreferenciación permitió superponer los límites de los cinco planos históricos y, junto a los documentos históricos normativos, analizar los cambios ocurridos en los límites de esta nueva ciudad, a través de la vectorización de cuartos y plazos imperiales, además de otras constantes en los planos históricos. Así, con un intervalo de quince años desde el primer plano histórico hasta el último analizado, junto con los documentos históricos normativos, se constató una gran ampliación de los límites trazados inicialmente en el Plan Koeler